1.- Reforzarás el Posicionamiento de tu Negocio y de tu propia marca por encima de todas las cosas. Tendrás muy, muy claro lo que ofreces y para quién lo ofreces. El café para todos ya no sirve.

2.- Gestionarás profesionalmente tus negocios con previsión, estrategia, buen talante directivo y gestión impecable.

3.- Abrirás tu mente a observar tu entorno, a respetar a la competencia y valorar las oportunidades que los cambios y los nuevos consumidores ofrecen. No permanecerás anclado en “lo de siempre” “lo que a mi me gusta le gusta a todo el mundo” y el “eso no sirve para nada” (en este caso por vergüenza a reconocer que no lo entiendes o no quieres esforzarte en ello). Atención a no estar preparándote para un mundo que ya no existe.

4.- Digitalizarás tu negocio y su gestión desde el primer al último detalle.

5.- Sabrás que los restaurantes serán Experienciales u Omnicanal y asumirás las limitaciones de cada modelo según decidas. 

6.- Sabrás que tus clientes ya NO COCINAN y que necesitan tus servicios para comer rico siempre y buscar una experiencia especial a veces.

7.- Observarás con respeto a todos los negocios de alimentación como tu competencia. Sabrás que la “hostelería” ya está integrada con supermercados, estaciones de servicios, envíos digitales, producción primaria, etc.

8.- Sabrás que los desarrollos tecnológicos y la robótica ya forman parte de la cadena de valor del sector y que puedes sumarte a ellos o acabar pereciendo por no poder competir contra ellos.

9.- El delivery es el negocio de No Cocinar y su número de usuarios no parara de crecer, crecer, crecer…y puedes beneficiarte de ello o quedarte fuera. Tus clientes estarán en todas partes o en ninguna.

10.- Necesitarás formación y ayuda de profesionales para salir de tus círculos viciosos y evolucionar.

Publicado originalmente en: Diego Coquillat

Pin It on Pinterest